Monitoreo de obras mediante drones

La termografía es una técnica desarrollada en el S.XX ya habitual en los sectores industriales, de construcción y energético. Sin embargo la incorporación de cámaras termográficas a los drones, está abriendo un campo de aplicaciones de termografía aérea novedoso al alcance de un mayor número de empresas. Aquí se dan dos hechos: se fabrican cámaras termográficas más económicas de un alto nivel profesional las cuales se pueden acoplar a drones que permiten un uso aéreo a un costo muy competitivo.

EL USO DE DRONES
PARA TERMOGRAFÍA
AÉREA ES LA
MEJOR SOLUCIÓN
PARA LA INSPECCIÓN
INDUSTRIAL

La termografía puede ayudar a detectar una anormalidad antes de que se produzca el problema real. Al montar la cámara termográfica en un drone, podemos revisar grandes cantidades de instalaciones o terreno en un único vuelo, así como acceder a zonas difíciles o casi impracticables sin riesgo humano alguno. De esta forma, se pueden evitar costosas averías y ahorrar tiempo y dinero, eliminando los riesgos humanos. Pero no solo se trata de poner una cámara infrarroja a un dron, sino que hay que saber qué buscar y donde así como la interpretación especializada de los datos obtenidos, para lo cual están especializados nuestros pilotos.

También disponemos de drones de última generación equipados con cámaras termográficas completamente radiométricas. Lo que nos permite realizar inspecciones térmicas en tendido eléctrico de alta tensión, fábricas, parques solares y torres eólicas (aerogeneradores), etc , sin interrumpir la labor diaria de la empresa y minimizando los riesgos humanos.

Abrir chat